Hechos Lección 37 – Capítulo 16

EL LIBRO DE HECHOS

Lección 37, Capítulo 16

Hoy nosotros estudiaremos Hechos capítulo 16, el cual a menudo se llama el 2ndo viaje misionero de Pablo. Antes de hacerlo, quiero tomarme un poco de tiempo para resumir lo que aprendimos de Hechos 15, ya que afectará significativamente la toma del Evangelio a los gentiles.

Hechos 15 gira en torno al llamado Consejo de Jerusalén, la cual era una reunión del liderato de los Del Camino en su sede, Jerusalén. El tema del encuentro fue la circuncisión en lo que respecta a los muchos nuevos creyentes gentiles, casi todos los cuales residían fuera de la Tierra Santa en las muchas provincias y naciones que formaron el lejano Imperio Romano. La pregunta que se hizo al Concilio era la siguiente: ¿debería exigirles a los seguidores gentiles del Mesías Yeshua que se convirtieran en judíos? Fue el acto de circuncisión del prepucio para los varones lo que marcaba a una persona como abandonar su identidad gentil y, en su lugar, asumir una nueva identidad judía. Esta operación en la carne no era más que un espectáculo idealista de simpatía o solidaridad con el pueblo judío. Una persona que fue circuncidada literalmente, de manera tangible y legalmente se convirtió en judío, nada diferente de un judío que nació como judío y siempre había vivido como judío.

Los comentarios cristianos de antigüedad y los modernos discuten regularmente la circuncisión de los gentiles como algo judaizante. E invariablemente la perspectiva es lo que un creyente gentil está haciendo al ser circuncidado, es que está comprando un ritual judío sin valor que representa ser obediente a la Ley Judía. Así que esencialmente hay una mezcla profana que se está formando entre el cristianismo y el judaísmo. Espero que ya puedan ver que este no era el problema, el significado o la intención de circuncidar a los gentiles; más bien fue convertir a estos gentiles creyentes en judíos con pleno derecho (o mejor, a los creyentes judíos).

¿Por qué tantos creyentes judíos pensaron que los creyentes gentiles deberían ser circuncidados? Primero fue que les pareció evidente que el movimiento Yeshua que engendró el Camino no era ni más ni menos que una nueva secta del judaísmo. El fundador del movimiento fue un judío de la Tierra Santa: Jesús de Nazaret. Lo único que le dio a esta secta particular del judaísmo, su peculiar identidad que lo diferenciaba de las otras sectas del judaísmo fue su creencia de que Yeshua de Nazaret era el Mesías largamente esperado. Todos los demás elementos comúnmente practicados del judaísmo que tendían a ser reconocidos independientemente de la facción judía a la que uno pudiera pertenecer, los miembros de los Del Camino también la practicaban. Nosotros no tenemos que especular si esto es cierto; leemos de esto en Hechos capítulo 21.

Hechos 21:18-20 LBLA

18 Y al día siguiente Pablo fue con nosotros a ver a Jacobo, y todos los ancianos estaban presentes.

 19 Y después de saludarlos, comenzó a referirles una por una las cosas que Dios había hecho entre los gentiles mediante su ministerio.

 20 Y ellos, cuando lo oyeron, glorificaban a Dios y le dijeron: Hermano, ya ves cuántos miles hay entre los judíos que han creído, y todos son celosos de la ley;

Cuando el término “la Torá” se utiliza en el versículo 20 de nuestra Biblia Completa Judía (en nuestro caso dice ley), la palabra griega es nomos y se traduce más literalmente como “ley” y generalmente se escribe como “Ley” en las Biblias en inglés. Así que el sentido del significado aquí probablemente apunta principalmente hacia la Halajá (que de hecho incluye la Ley de Moisés), o como se conoce más popularmente, la ley rabínica o judía. El punto es que los creyentes judíos (especialmente los que vivían en las Tierras Santas) seguían recto al ser judíos y observar todas las mismas costumbres, tradiciones y leyes bíblicas de Moisés como siempre lo habían hecho.

Así que la idea era que, si una persona quería ser parte de esta nueva secta del judaísmo, por supuesto, tendrían que ser judíos. Por lo tanto, una persona que no era judío debía ser circuncidado para convertirse en judío. La segunda razón por la que los creyentes judíos pensaban que los gentiles debían ser circuncidados era porque los gentiles creaban problemas rituales de pureza para los judíos. Aunque Pedro aprendió en una revelación directa del Señor en Hechos 10, que Dios no consideraba a los gentiles como inherentemente impuros, sin embargo, porque los gentiles obviamente no observaban las leyes de la Torá que definía la pureza ritual apropiada (y qué hacer si uno se contaminaba), entonces la cuestión práctica de los judíos que se asociaban con gentiles creyentes tuvo que ser tratada. Dado que los gentiles creyentes fueron a (o al menos querían ir a) sinagogas judías, entonces estos gentiles pusieron a los miembros de la congregación judía en riesgo de volverse ritualmente impuros. Así que la solución era dolorosamente obvia (doble sentido): circuncidar a estos gentiles adultos creyentes y hacerlos judíos! Problema resuelto. Sin embargo, la visión de Pedro y el Espíritu Santo cayeron visiblemente sobre el gentil Cornelio y su hogar dejó claro que desde la perspectiva de Dios los gentiles no necesitaban convertirse en judíos para adorar al Mesías Yeshua. Bien; ¿pero si no era la circuncisión entonces qué más se podía hacer para resolver el problema de la pureza ritual? El resultado fue que 4 reglas (todas las prohibiciones) debían ser inmediatamente requeridas para los creyentes gentiles: no deben involucrarse con cosas sacrificadas a los ídolos (principalmente esto aplicado a la comida), y no deben cometer ningún tipo de pecado sexual inmoral (fornicación), y no deben estrangular a los animales de comida hasta la muerte, y deben observar las leyes de la Torá concernientes a la sangre. En realidad, cada una de estas 4 “reglas” representaba una categoría de conductas (como se define en la Ley de Moisés) de tal manera que si los creyentes gentiles los obedecían escrupulosamente (tal como sus homólogos judíos ya estaban haciendo), entonces serían vistos como ritualmente puros y capaces de asistir a las reuniones de la sinagoga y tener comunión de mesa con los creyentes judíos.

Aprendimos que cada una de estas 4 reglas fue tomada directamente de la Ley de Moisés; y que todos ellos involucraban comida de una manera u otra. También supimos que nada de lo contenido en el decreto emitido por el Consejo de Jerusalén decía, o implicaba, que los gentiles no tenían otras obligaciones que estas 4 reglas o que la Ley había sido puesta a un lado para los creyentes gentiles. Más bien, como se afirma en Hechos 15:21 Porque desde los primeros tiempos, Moisés ha tenido en cada ciudad aquellos que lo proclaman, leyendo sus palabras en las sinagogas cada Shabbat.”

 Así que la idea era que las 4 reglas era el punto de partida para los creyentes gentiles: era el examen de entrada. Si seguían estas 4 reglas, entonces podrían asistir a las sinagogas. Y era en las sinagogas donde aprenderían la Ley de Moisés por medio de los maestros de la sinagoga judía y con el tiempo estos gentiles obtendrían el conocimiento y la disciplina para conocer y obedecer cada vez más de la Ley Bíblica.

Por lo que, ahora se ha resuelto un gran problema: los creyentes gentiles podían permanecer gentiles, y podían asistir a las sinagogas judías si seguían el dictamen del Concilio de Jerusalén (que, por cierto, no era tan simple y fácil en la superficie como les parece a los cristianos modernos). Pero también era una gran noticia para los creyentes judíos que ahora no tenían que preocuparse de que iban a ser contaminados ritualmente por estos gentiles sinceros, pero posiblemente impuros. Ahora armado con esta decisión, Pablo tenía la base necesaria para comenzar su segundo viaje misionero sabiendo que tenía una sanción oficial para declarar a los gentiles que no había ningún requisito para que fueran circuncidados y así llegar a ser judíos para ser salvados por Yeshua o para adorar y tener camaraderia en las sinagogas. Pero por favor tome nota de otra cosa: tampoco había ninguna sugerencia o indicio de que si un gentil quería ser circuncidado y convertirse en judío y adorar a Cristo el mismo no debe (era una cuestión de elección personal). Sin embargo (como principio) desde el aspecto de estar del lado de Dios y con la salvación en Su Hijo Yeshua, ser circuncidado no ofrecía ningún beneficio adicional para un gentil. Así que, si el motivo de circuncisión de un gentil era de alguna manera lograr un mérito extra, entonces ser circuncidado por esa razón era algo de pensamiento equivocado.

Pasemos a Hechos capítulo 16. Quiero que estés atento a un sutil giro, pero interesante, en estos pasajes. Les dije hace mucho tiempo en nuestra Introducción a los Hechos que eventualmente nos encontraríamos con lo que los eruditos llaman “los pasajes de nosotros”. Es decir, casi todos los párrafos de Hechos se cuentan desde la perspectiva del autor que informa que un cierto carácter bíblico lo hizo así y así. Esto estuvo marcado diciendo que “ellos” hicieron esto, o “él” dijo eso y así sucesivamente. Pero hay lugares en los que el autor de Hechos (que es Lucas) dice “nosotros” y “nosotros”, obviamente incluyéndose a sí mismo en la acción. En otras palabras, mientras Lucas escribe el Libro de Hechos principalmente utilizando el testimonio de testigos y tomando prestado de fuentes de documentos creados por otros, hay algunas veces cuando Lucas estuvo realmente presente cuando ciertas cosas tuvieron lugar. Así que sabemos, como aquí en Hechos 16, que Lucas no sólo conocía personalmente a Pablo, sino que en realidad acompañó a Pablo en algunas de sus aventuras. Encontramos tal ejemplo aquí en el capítulo 16, en el versículo 10.

LEER HECHOS CAPÍTULO 16 completo

El versículo 1 presenta a Timoteo quien, 150 años más tarde, tendrá 2 libros bíblicos que llevan su nombre. Pablo se aventuró, aparentemente por sí mismo, de Antioquía de Siria a Derbe y Listra; allí se reunió con Timoteo. Y por cierto, como leí del CJB (Biblia Completa Judía), las versiones anteriores del CJB tenían un error de impresión y dejaron fuera la palabra Derbe; las ediciones más recientes lo han corregido. El texto bíblico no tiene claro en cual de las dos,  Derbe o Listra residía Timoteo; ni está claro si Pablo sabía de Timoteo antes de dejar Antioquía, o sólo se enteró de Timoteo una vez que llegó a la región de Derbe/Listra.

Aprendemos muy poco sobre Timoteo en Hechos 16, excepto que su madre era una creyente judía y su padre era un gentil pagano. No sabemos si el padre de Timoteo estaba vivo o muerto, ya que no juega ningún papel en la historia; y francamente ni siquiera es seguro que sus padres estuvieran casados. Sin embargo, sabemos que Timoteo fue discípulo de Cristo.

El Libro de 2Timoteo capítulo 1, nos dice un poco más de información sobre él; el nombre de su madre es Eunice y su abuela es Lois; ambas son creyentes. Generalmente se especula que ambas mujeres llegaron a creer en Yeshua en el momento del primer viaje misionero de Pablo a Derbe y Listra.  Estoy de acuerdo, ya que tiene sentido porque ¿cuándo más podrían haber tenido la oportunidad de escuchar el Evangelio que no fuese de Pablo? Lo que es súper importante no sólo para esta historia, sino para los Libros de 1ero y 2ndo Timoteo, es que la madre de Timoteo era judía; y te mostraré por qué es importante.

El versículo 2 explica que los judíos creyentes en Listra e Iconio hablaron brillantemente acerca de Timoteo, así que Pablo quería que Timoteo viniera con él en el resto de su viaje. Pero antes de que eso fuera confirmado, Pablo insistió en que Timoteo fuera circuncidado. Y el pasaje dice que lo hizo “por culpa de los judíos que vivían en esa zona” que sabían que el padre de Timoteo era un gentil pagano. Así que incluso después de la visión de Pedro con la sábana llena de animales, y con Cornelio siendo visiblemente ungido con el Espíritu Santo, y con la reciente decisión del Concilio de Jerusalén de no exigir la circuncisión (una reunión a la que Pablo asistió), Pablo insistió sin embargo en que Timoteo fuese circuncidado. ¿por qué? ¿Fue un acto de hipocresía por parte de Pablo? Muchos comentarios bíblicos dicen que lo fue; algunos Padres de Antigüedad de la Iglesia trabajan arduamente para exonerar a Pablo diciendo que hizo lo incorrecto por las razones correctas. Lo hizo en aras de llevar el Evangelio a gentiles, y así eso anula cualquier tipo de actitud equivocada o intento carnal de allanar el camino hacia las sinagogas judías haciendo circuncidar a su gentil compañero, y convirtiendo así a Timoteo en judío. Escuchemos lo que dijo el Padre Crisóstomo de la Iglesia en su Catena sobre los Hechos de los Apóstoles:

“Antes de que el bendecido Pablo, que él mismo había recibido circuncisión, enviara a Timoteo a enseñar a los judíos, él primero lo circuncidó a fin de que Timoteo, como maestro, pudiera ser más aceptable para su audiencia. Así que Pablo en realidad se involucró en la circuncisión con el fin de abolirla…”

¡Así que, aquí tenemos el ejemplo de un Padre de la Iglesia que sólo podía encontrar una salida de su dilema doctrinal autoimpuesta, de que la circuncisión es intrínsecamente mala, diciendo que Pablo se comprometió con la misma, con el único propósito de librar el judaísmo y la cristiandad de esta!

El primer problema que encontramos al tratar de entender este problema con Timoteo es realmente básico; pero tal vez sea la toma y daca de la cuestión. ¿Timoteo nació gentil o judío? La mayoría de los comentarios bíblicos suponen que es un gentil y, por supuesto, este hecho es especialmente difícil de tratar, porque aquí tenemos a San Pablo exigiendo que este joven gentil sea circuncidado antes de que Pablo lo haga parte de su equipo misionero; algo que parece estar en oposición directa a la decisión del Consejo de Jerusalén.

Pero estoy aquí para decirles que la solución no es tan difícil: Timoteo no era gentil; nació judío.

Los judíos determinan si un niño es judío según la madre biológica, y NO el padre biológico. Confesaré que este tema es controversial, especialmente cuando se trata de eruditos gentiles que debatirán exactamente cuándo el linaje de la línea materna se convirtió en la costumbre judía; y no importa cuál sea la costumbre judía, tal y como es que Dios determina si una persona es judía o no. No vamos a profundizar demasiado en esto, ya que se han escrito varios libros sobre el tema general de “¿qué es un judío?” ¿Es una carrera? ¿Es una religión? ¿Es una nacionalidad? ¿Es una mentalidad? ¿Es una identidad que una persona puede simplemente elegir a su propia voluntad y cambiar en otro momento? Así que podríamos estar fácilmente durante mucho tiempo con este tema.

Josefo y otros escritores de esa época asumen la línea materna (del lado de la madre) para determinar si un niño es judío. Los Mishna Kiddushin y Tosefta Kiddushin parecen también abogar por la determinación según la madre. Y luego también está este pasaje en la Biblia en el Libro de Esdras que implica en gran medida lo mismo:

Esdras 10:1-3 LBLA

 Mientras Esdras oraba y hacía confesión, llorando y postrándose delante de la casa de Dios, una gran asamblea de Israel, hombres, mujeres y niños se juntó a él; y el pueblo lloraba amargamente.

 Y Secanías, hijo de Jehiel, uno de los hijos de Elam, respondió, y dijo a Esdras: Hemos sido infieles a nuestro Dios, y nos hemos casado con mujeres extranjeras de los pueblos de esta tierra; pero todavía hay esperanza para Israel a pesar de esto.

 Hagamos ahora un pacto con nuestro Dios de despedir a todas las mujeres y a sus hijos, conforme al consejo de mi señor y de los que tiemblan ante el mandamiento de nuestro Dios; y que sea hecho conforme a la ley.

Claramente, el caso que se informa aquí en Esdras, es de hombres judíos que se casan con mujeres extranjeras gentiles y luego producen hijos de estas uniones. La regla es que Esdras entiende que debido a que estos niños nacieron de mujeres gentiles, entonces ellos también deben ser enviados con sus madres. ¿por qué? Porque a pesar de tener padres biológicos judíos, estos niños tienen madres biológicas gentiles, por consiguiente, haciéndoles gentiles.

Por lo que funciona así: el hijo de una madre judía y un padre gentil es judío. El hijo de una madre gentil y un padre judío es un gentil. Si una mujer gentil se convierte y llega a ser una judía (como Ruth), y ella y su esposo judío producen un hijo, ese niño es judío porque la madre es una judía convertida. El Dr. David Stern en su comentario judío del Nuevo Testamento añade este dato interesante:

“La importancia de rastrear el ser judío a través de la madre aumentó cuando la vida judía fue interrumpida y las familias judías fueron separadas por conquistadores y perseguidores.

Los rabinos razonaron, en primer lugar, que cuando se abusaba de las mujeres judías, podía ser imposible determinar quién era el padre y, si era judío o no; y segundo, que como la lealtad de un niño es a menudo determinada por la madre porque pasa más tiempo con ella, un niño criado por una madre judía y un padre gentil es más propenso a ser criado leal al judaísmo, que el hijo de un padre judío y una madre gentil quien no le dará la formación temprana que construye tal devoción”.

Yo estoy de acuerdo con Stern, que es muy probable que en nuestra historia, esta mujer judía de la diáspora Eunice pensara poco en las consecuencias de casarse con un hombre gentil. Ella y probablemente su madre Lois fueron completamente asimiladas al Imperio Romano gentil, por lo que no eran judíos particularmente observadores. Su familia había vivido en tierras gentiles durante siglos desde el exilio babilónico, por lo que cualquier conexión que hubieran tenido con su judaísmo era distante incluso si la reconocía. Vemos esto entre los judíos hoy en día con tal vez la mayoría de los judíos (incluso en Israel) que tienen poca o ninguna lealtad a su antigua herencia hebrea. Se casan con cualquier persona de cualquier etnia o religión de la que se enamore. En cualquiera que sea la religión (si la hay) que sus hijos son criados no es importante para ellos. Pero los judíos más estrictos en los tiempos antiguos, como ahora, sólo se casan con otros judíos, e insistirán en que toda la familia siga el judaísmo y se les enseñen sus caminos.

Probablemente llegar a creer en Yeshua (elogios de Pablo) trajo un verdadero cambio de corazón para Lois y Eunice, ya que de repente se dieron cuenta del gran valor de ser judíos. ¿Qué dijo Pablo sobre el privilegio de ser judío?

LBLA Romanos 3:1 – 2

¿Cuál es, entonces, la ventaja del judío? ¿O cuál el beneficio de la circuncisión?

 Grande, en todo sentido. En primer lugar, porque a ellos les han sido confiados los oráculos de Dios.

Pero para algunas cosas en la vida, finalmente darse cuenta de la ventaja de su herencia judía parecía demasiado tarde; después de todo Timoteo era el producto inocente de un matrimonio ilícito que ciertamente no habrá sido sancionado en los tiempos de Esdras y Nehemías. Por lo tanto, a pesar de que Timoteo era técnicamente judío (porque su madre era judía), debido a que él tenía un padre gentil (era el padre el que era responsable de velar que su hijo tuviera un b’rit milah, (una circuncisión), entonces Timoteo no fue circuncidado a pesar de que por la ley judía debería haber sido circuncidado muchos años atrás, en el día 8vo después de su nacimiento.

Así que la conclusión es la siguiente: Pablo no estaba siendo hipócrita y convirtiendo a un gentil en judío; Pablo estaba validando el valioso derecho de nacimiento judío de Timoteo. Timoteo nació judío, pero no había sido circuncidado de acuerdo con la Ley de Moisés. Pablo sentía que, si Timoteo iba a ser un evangelista judío eficaz, tendría que ser fiel a su herencia judía y a la Ley de Moisés. Es muy probable que no fuera Pablo quien personalmente realizó la delicada operación; él habría buscado un mohel, una persona que se especializaba en hacer circuncisiones (y esto habría sido necesario especialmente en un adulto).

Mi opinión sobre esto no es nueva. El padre de antigüedad de la Iglesia, el Padre Agustín, que vivió al mismo tiempo que Crisóstomo, lo dice en una carta a otro Padre de la Iglesia, Jerónimo:

 “En cuanto a Pablo circuncidando a Timoteo, realizando un voto en Cencrea, y tomando la sugerencia de Santiago en Jerusalén de compartir la interpretación de los ritos designados con algunos que hicieron un voto, se manifiesta que la intención de Pablo en estas cosas no fue dar a los demás la impresión de que pensaba que por estas observancias esa salvación se da bajo la dispensa cristiana. Su intención era evitar que la gente creyera que él no condenaba, como no mejor que la adoración idólatra pagana, esos ritos que Dios había designado en la dispensación anterior como adecuados para ella y como sombras de cosas por venir. Porque esto es lo que Santiago le dijo, que el informe se había ido al extranjero concerniente a él (Pablo) que enseñó a la gente a abandonar a Moisés. Esto sería, por todos los medios, malo para aquellos que creen en Cristo, el abandonar a aquel que profetizó de Cristo…… porque Cristo dijo: “Si tu le hubieras creído a Moisés, me habrías creído a mi, porque él escribió de mí.”

Yo tendría que decir que la evidencia es que al menos algunos de los primeros Padres de la Iglesia basaron su devoción a la Palabra de Dios sobre la misma base que nosotros, en Seed of Abraham, lo hacemos; es decir, sobre una devoción de raíces hebreas del cristianismo. Eso es precisamente lo que Pablo estaba practicando cuando él insistió en que Timoteo estaba circuncidado.

Yo también quiero señalar algo que espero que se esté volviendo obvio para ustedes; lo que les he estado enseñando acerca de la circuncisión es más que un principio bíblico interesante pero ya no relevante. Satanás, y por extensión nuestras propias inclinaciones malignas, de alguna manera sabe exactamente dónde es más vulnerable la estructura subyacente de nuestra fe. Estos son los lugares en nuestro entendimiento donde si se ataca y conquista con éxito puede hacer la mayor destrucción al Cuerpo de Cristo. La cuestión de la circuncisión es una de estas vulnerabilidades. Recuerden: Bíblicamente y en realidad, es el Pacto de Abraham el que promete al Mesías (allí llamado la semilla de Abraham) quien bendecirá a todo el pueblo de todas las familias de la tierra. Permítanme repetirlo: Jesucristo deriva de la promesa del Pacto de Abraham. Y el Pacto de Abraham requiere, y se basa en, circuncisión. Sin una circuncisión del corazón, no hay membresía en el Pacto de Abraham. Si no hay membresía en el Pacto de Abraham, no hay salvación en Cristo. Como les mostré en la lección 34, la circuncisión del prepucio es el símbolo físico externo de la circuncisión espiritual interna del corazón. La circuncisión del corazón es el único camino hacia el arrepentimiento. El arrepentimiento es la puerta de entrada a la salvación. Sin la circuncisión del corazón; no hay ninguna salvación. Pablo lo puso elocuentemente en Romanos 2. ¿Y qué ha pasado a lo largo de los siglos? Tenemos una Iglesia que ha sido persuadida por Satanás, y por las propias inclinaciones malignas de nuestros líderes, para echar el Pacto de Abraham en el cubo de basura de historia como un pañal sucio. Y junto con ella, en los últimos tiempos, la circuncisión que es la señal de participación ordenada por Dios en el Pacto Abrahámico. La razón es que ambas cosas son demasiado judías para que un cristiano sufra.

Aquellos que tienen oídos para escuchar, escuchen. 

Los versículos 4 y 5 dicen que “ellos” pasaron por las ciudades, entregando el decreto del Concilio de Jerusalén. “Ellos” se refieren a Pablo, Sila y Timoteo. Recordemos que Sila fue uno de los dos emisarios elegidos para acompañar a Pablo de Jerusalén a Antioquía para verificar el contenido de la carta que alivia a los gentiles de tener que convertirse en judíos para adorar a Cristo. Así que, sin duda, según el trío iba de ciudad en ciudad y sinagoga a sinagoga, fue Sila el que era la celebridad. Como resultado de esta decisión que aseguró a los judíos que los creyentes gentiles no los profanarían ritualmente, y las mismas decisiones aseguraron a los gentiles que no tenían que convertirse en judíos para ser lo suficientemente puros ritualmente para asistir a las sinagogas, el movimiento Yeshua se fortaleció y su número creció consistentemente. Se había eliminado una barrera artificial y los resultados fueron impresionantes.

A medida que ellos continuaban sus viajes, se nos dice que viajaron a través de la región de Frigia y Galacia (Galacia es, por supuesto, el homónimo de la carta a los Gálatas escrita por Pablo). Pero se nos dice que fueron en esta dirección porque el Espíritu Santo les impidió ir a la provincia de Asia (no confundan esto con el continente moderno de Asia). Permítanme mencionar que, aunque la mayoría de las Biblias dicen “Frigia Y Galatia” esto es un error. No eran dos regiones, sino más bien un territorio dentro de una región y era conocido como Frigia-Galatica. Fue aquí donde se localizaron Iconio, Listra, Derbe y Pisidia Antioquía. Así que no es un misterio por qué Pablo viajó a través de Frigia-Galacia; aquí era donde había estado antes y había hecho muchos creyentes en varias ciudades. Así que como era su costumbre, ahora volvía a estas mismas congregaciones para verificar su progreso.

Es una declaración curiosa decir que el Espíritu Santo le impidió ir a Asia; por una razón, no hay explicación de lo que ocurrió que “impidió” que los tres se fueran. No es raro entre los creyentes hasta el día de hoy ver los planes interrumpidos sólo para poner la causa a los pies del Señor como el que es el alterador soberano. Es decir, vemos como la voluntad de Dios que algo suceda o no suceda. Puede ser algo así de lo que Lucas está hablando; o tal vez es que durante la oración hubo una unción del Espíritu que se movió entre los compañeros de oración, de tal manera que todos estuvieron de acuerdo en que por cualquier razón Pablo, Sila y Timoteo debían alterar sus planes. En cualquier caso, vieron su incapacidad para ir a Asia como la voluntad de Dios y no lucharon en contra de ella.

Ellos habían estado viajando hacia el oeste, y así que ahora (con sus planes cambiados) giró hacia el norte. Bitinia era una zona muy civilizada y muy poblada en el noroeste de Asia Menor que tenía muchas ciudades romanas, pero también numerosos asentamientos judíos. Los discípulos siguieron adelante, pero se encontró otro signo divino de “PARE”, y esta vez los versículos nos dicen que vino del Espíritu de Yeshua. Una vez más, es difícil entender lo que esto significaba. Sólo nos encontramos con el término “Espíritu de Yeshua” un par de veces en el Nuevo Testamento. Puede ser que en la oración el Espíritu que les habló realmente se identificó como Yeshua; y teniendo en cuenta que era Pablo quien estaba dirigiendo la expedición esto podía tener sentido. Después de todo; él era el que, cuando estaba en el camino a Damasco antes de ser creyente, fue cegado por una luz brillante y confrontado por Yeshua que se identificó abiertamente como tal.

Así que tal vez ya sea por su nombre o por método o ambos, Pablo pensó que era Yeshua quien bloqueó su camino.

Luego ellos decidieron pasar por Misia y viajar a Troas. Alejandría Troas era una ciudad portuaria y tenía el estatus de colonia romana; por lo que tenía un gobierno romano allí, operando bajo la ley romana. Allí Pablo tuvo una visión y esta vez no fue una advertencia para evitar ir a un lugar en particular, era una orden para ir a un área que Pablo aparentemente no había incluido en sus planes.  Él y sus compañeros iban a pasar sobre el mar Egeo y en Europa. La capacidad de Pablo para hablar griego con fluidez, y su posición bastante inusual como ciudadano romano (inusual para un judío) estaba a punto de ser muy útil.

Seguiremos siguiendo a Pablo en su segundo viaje misionero la próxima semana.