9th of Tamuz, 5784 | ט׳ בְּתַמּוּז תשפ״ד

QR Code
Download App
iOS & Android
Home » Números Lección 24 Capítulos 20 y 21

Números Lección 24 Capítulos 20 y 21

Números

Lección 24 Capítulos 20 y 21

Después del interludio de Números capítulos 18 y 19 que deseaba hacer el punto que el Sacerdocio que el Señor estableció era permanente y necesitado; y la ordenación y el volver a citar en más detalles de algunas de las instrucciones en lo que respecta la santidad, purificación, y la terrible naturaleza seria de la impureza causada por la muerte, el capítulo 20 continúa con la jornada actual de los Israelitas hacia la Tierra Prometida.

Lo que nosotros estamos a punto de leer toma lugar aproximadamente 40 años después que los Israelitas huyeron de Egipto, por lo que su tiempo de estar errantes está llegando a su fin.

LEER NÚMEROS CAPÍTULO 20

Israel llega al borde más al sur de la región de Canaán, ellos están más cerca al cierre de su destino. El lugar es llamado Cades, y es generalmente considerado ser uno y el mismo a Cades-Barnea. Esto era un área desértica, y se nos dice que este lugar era considerado estar en el desierto de Zin. Donde el desierto de Parán termina, y comienza el desierto de Zin. Por lo que, Israel estaba más o menos entre la frontera de las dos áreas.

Prácticamente sin ningún comentario, y ninguna emoción, se nos dice que Miriam (hermana de Moisés y Aarón) muere y es enterrada allí. La literatura hebrea….particularmente la Biblia….es tan diferente en muchos aspectos a otras literaturas de sus días y hasta en el futuro. Cuando nosotros leemos recuentos históricos egipcios, hititas, árabes, o griegos y romanos subsiguientes, los mismos se extienden en las circunstancias que rodean las muertes y batallas. Al igual que nuestras películas modernas de Hollywood que tienden a enfocarse en el conflicto y la matanza, porque las personas lo encuentran más interesante que el desarrollo del personaje y el establecimiento de principios, por lo que ha sido con el tiempo inmemorial. Aunque, aquí nosotros tenemos un gran ejemplo de como la Biblia trata con estos asuntos: probablemente la figura central femenina del Antiguo Testamento, Miriam (si nosotros descartamos a Eva como una categoría especial), muere y es registrada como un poco más que un registro menor. Nosotros podríamos decir en un exabrupto que fue porque ella era una mujer, en una sociedad dominada por el hombre, y por lo tanto tenía muy poco valor; pero nosotros no obtenemos una verbosidad más significativa cuando llegamos a las muertes de Moisés, Aarón, u otras de las figuras masculinas principales de la Biblia…..por lo que el género no es el problema.

Es verdaderamente fascinante, o irónico, o tal vez ambos, que el personaje principal femenino tanto en el Antiguo y Nuevo Testamento es llamado Miriam. Ya que la madre de Jesús, quien la cristiandad tiende a llamar María, era una judía; pero María no es un nombre judío. Su nombre hebreo verdadero y el que le fue dado fue Miriam.

Y, como nosotros hemos visto en ocasiones en la jornada de los Israelitas, nuevamente ellos están en necesidad de agua.

Y, nuevamente ellos van a Moisés y quieren saber que él va hacer sobre eso. Y, nuevamente ellos abiertamente expresan su angustia de haber sido llevados a un lugar estéril, cuando lo que ellos añoraban estaba detrás de ellos en Egipto. En Egipto, ellos dicen, ellos tenían suficiente comida….higos, uvas, granadas….y, pertinentemente a esta historia, suficiente agua. El vivir a lo largo del Nilo quería decir que ellos NUNCA tuvieron sed de agua. .

Sin saber qué hacer, Aarón y Moisés van al Tabernáculo del Desierto, y allí se postran en adoración buscando el consejo del Señor. Y, Jehová se les aparece y les habla. Y, la esencia de la conversación es que Aarón debe tomar su vara, (la que floreció) y debe ir a una notoria roca que estaba cerca. Ellos debían de reunir a la comunidad de Israel como testigo de lo que estaba a punto de suceder; luego Moisés debía hablar…..o mejor, ordenar…..a la piedra que diera agua.

Moisés hizo lo que se le dijo. El tomó la vara, fue a la roca, y luego procedió hablarles a las personas con dureza. Básicamente, él les dice, ‘ustedes siempre vienen quejándose donde mí, y esperan que yo haga todo por ustedes. De alguna manera u otra, hasta en un lugar donde no hay agua, se supone que yo la fabrique para ustedes y arregle estos problemas como si yo en primer lugar los hubiese hecho.’ Luego él se vira y golpea la roca con la vara de Aarón, dos veces, y de la misma fluyen aparentemente enormes cantidades de agua. ¡Para que 3 millones de personas y todos esos animales sobrevivan, el contramaestre de los ejércitos de los EU estima que se necesitaría 11 millones de galones de agua, todos los días!

Bueno, las personas estaban bastante felices; pero resulta que el Señor no se siente de la misma manera. Él les informa a Moisés y Aarón que como ellos no afirmaron la santidad de Dios en frente de la comunidad de Israel, que ninguno de ellos iba a entrar a la Tierra Prometida. Nosotros no tenemos ningún registro ni reacción de parte de Moisés o Aarón, pero uno puede imaginar el gran asombro y depresión como consecuencia de este gran edicto de Dios.

Y cualquiera que esté estudiando esto querrá preguntarse: ¿por qué? Porqué un decreto tan severo de parte del Señor a los mismos dos hombres que Él ha usado, y hasta cierto grado agotado, para alcanzar Sus propósitos. ¿Qué es lo que Moisés y Aarón hicieron que traería este tipo de ira de Dios sobre ellos? Lo obvio es que Moisés desobedeció a Dios; el golpeó la roca a la cual el estaba supuesto a verbalmente ordenar que produjera agua. Pero, esto parece una cosa tan pequeña en comparación a las consecuencias.

En verdad, ha habido muchas teorías producidas para explicar esta devastadora retribución sobre Moisés y Aarón. Entre esas teorías están estas: que al golpear la roca él la golpeó dos veces en vez de una. También que los defectos de su carácter fueron expuestos: un fuerte temperamento hizo que Moisés tuviera poco cuidado de una verdadera necesidad del pueblo (agua), y por consiguiente vio el problema mayormente como algo que le molestó a él personalmente. Otra es que él dudo de Dios, y por consiguiente Dios le dijo exactamente eso (“porque tú no confiaste en Mi”). Y claro que la más popular es que el golpeo la roca en vez de hablarle a la roca como le fue ordenado por Dios.

Yo creo que el problema viene primordialmente de la actitud que Moisés muestra en frente de Israel en el cual él involuntariamente valida una creencia pagana que la mayoría de las personas de esa era tenía; y al hacerlo falló en demostrar a Dios como el Único que hace brotar el agua, no el hombre. Nosotros debemos recordar que Israel estaba a solo unos meses de haber sido sacados de Egipto. Ellos se comportaban y pensaban más como egipcios que como hebreos. Profundamente presente en su sistema de creencia estaba la aceptación de la magia y de hechiceros; hombres que poseían un poder especial que era prestado a ellos por los dioses. Por consiguiente los hechiceros constantemente hacían un espectáculo del mismo usando conjuros acompañados de toda clase de gestos cuando ellos hacían su magia. Y naturalmente estos magos eran temidos grandemente y reverenciados por el poder que ellos decían poseer.

Moisés y Aarón tomaron crédito por el agua que brotó de la roca; de hecho de la manera en que ellos se comportaron ellos implicaron que era por SUS poderes que esta cosa maravillosa sucedió. El verso 10 dice: “10 Oíd, ahora, rebeldes. ¿Sacaremos agua de esta peña para vosotros?” Entonces Moisés golpeó la roca y brotó agua en abundancia.

Algunos de los grandes eruditos hebreos dicen que el gran pecado vino como resultado por Moisés decir, notsi’ que quiere decir, “debemos NOSOTROS brotar” cuando lo que él debió de haber dicho fue yotsi’, que quiere decir, “debe ÉL brotar”. Al decir notsi’ Moisés estaba dándole crédito a él y Aarón como si ellos tenían el poder de hechicería para hacer brotar agua de la roca, en vez de dirigir todo el honor y la gloria a YHWH quien es el que tiene el poder.

El resultado de esta impulsiva indiscreción pública es que la misma se refleja malamente en Dios. Por lo que el Señor dice en el verso 12: “Y el Señor dijo a Moisés y a Aarón: Porque vosotros no me creísteis a fin de tratarme como santo ante los ojos de los hijos de Israel…” el agua siendo milagrosamente provista para el pueblo de Israel de una roca inerte debió de haber sido otra oportunidad para Dios mostrar Su misericordia y amor y habilidad ilimitada para cuidar de los Suyos, al igual que SU singularidad inmutable separada de hombres u otros dioses. La santidad que debió de haber sido conforme a Jehová llegó a ser confundida en las mentes de todos esos que pudieron haberse beneficiado grandemente de la lección que entre los hebreos no va haber hechiceros o hechicería.

La palabra hebrea usada en el verso 12 como “santo” o (dependiendo de la versión de su biblia) “santificado” es kadash. En otras palabras Dios dice que Él NO fue kadash como ÉL debió de haber sido en la provisión de agua. Y de la raíz de la palabra kadash viene kadosh, kodesh, y otras formas que todas tienen como centro el difícil concepto de santidad. Como les he dicho en clases anteriores, en realidad la raíz de kadash es genérica en su significado y solo aplica a lo divino si es usado en ese contexto. Kadash generalmente quiere decir apartado o separar o hacer una distinción. Por consiguiente yo les di el ejemplo de mi esposa separando la ropa oscura de la ropa clara cuando va a lavar y que la palabra hebrea kadash podría ser usada apropiadamente para describir su acto de separar los colores de ropa antes de lavarlos.

Dios quería mostrar que Él actuó solo, separado, aparte de cualquier otro ser pero Moisés y Aarón en vez intentaron mostrarse ELLOS MISMOS como siendo separados y aparte de Israel. ELLOS MISMOS se mostraron como inherentemente poseyendo muchos de los poderes de Jehová. Como Dios fue negado de SU merecido honor en el milagro del agua de la roca, Moisés y Aarón se le negarían su honor de ser los líderes de Israel. Ya que cuando el verso 12 es completado el mismo dice: ” por tanto no conduciréis[e] a este pueblo[f] a la tierra que les he dado”.

Una gran advertencia especialmente para aquellos que se presentan como representantes de Dios y líderes de Su congregación de creyentes en la tierra. Cuantos pastores y maestros y profetas aseguran un poder y una habilidad propia para ser usado a su propia discreción cuando de hecho ellos no tienen ningún poder inherente. O ellos aseguran crédito personal por actos de Dios. No hace ni una semana atrás yo escuché a un pastor en la televisión que estaba buscando fondos para su ministerio diciendo que si las personas le enviaban $1000 para su ministerio el hará pacto con ellos y promete un retorno de 3 veces más. Él estaba orgullosamente diciendo que él tenía el poder espiritual para hacer que Dios milagrosamente le devuelva $3000 si enviaban $1,000 para respaldar este ministerio en particular.

Bueno permítanme ser bien claro en esto: el castigo de Moisés por mostrar una actitud tan altiva y también por hacerle pensar a las personas algo que sencillamente no es la verdad es que él nunca se le permitió entrar en la Tierra Prometida.

Como era generalmente el caso en esa era, el lugar donde todo esto sucedió fue llamado de acuerdo a lo que sucedió allí; por lo que llegó a ser conocido como las Aguas de Meriba (Meriba queriendo decir, “disputa”). Y es fascinante que a pesar de que el pecado de alto rango de Moisés y Aarón en contra del Señor……y a pesar de la disputa de la gente dirigida Al Señor……al final Él lo usó para afirmar su Su kadash, SU santidad. Pareciera que el objeto del coraje y frustración del pueblo Israelita era Moisés. Pero, según nos siguen recordando, cualquiera que fuesen los problemas que tengamos con el Mediador de Dios no es nada diferente que tener el problema con Dios. Como nosotros respondemos al Mediador de Dios es lo mismo como responderle a Jehová Mismo.

De repente en el verso 14 hay un cambio en la escena. La primera vez que Israel estaba intentando entrar en Canaán 38 años atrás, era del sur; de hecho no era lejos de este mismo lugar donde ellos están ahora, Cades. Por lo que Moisés decide un acercamiento diferente; él va tratar de entrar desde el este. Pero hay un problema; la ruta más directa al lugar donde Moisés desea cruzar hacia Canaán, el Rio Jordán, requiere ir a través del territorio de Edom. Etiqueta y habilidad política requiere que emisarios, representantes de Israel, sean enviados al Rey de Edon para pedirle su permiso para pasar a traves de la tierra de Edom. Por lo que Moisés envía un mensaje a quienquiera que fuese el rey actual; favor de permitirnos pasar, después de todos, nosotros somos sus hermanos.

Esto no era cumplidos egoístas ni estaba Moisés llamando a Edom “hermano” como figura literaria o como muestra de amistad del Medio Este; ciertamente, Israel ERA hermano de Edom.

Jacob es el nombre alterno de Israel. El hermano gemelo de Jacob, Esaú, es Edom. Esto no era un simbolismo. Ya que Edom es otro nombre para Esaú al igual que Israel es otro nombre para Jacob. Por lo que aun cuando la última vez la Biblia hablo de algunos tratos entre un Jacob arrepentido (que estaba regresando a su hogar Canaán desde Mesopotamia) y un hermano gemelo Esaú que perdona (quien tuvo su primogenitura robada por Jacob), las actitudes habían obviamente cambiado en los últimos 5 siglos o en lo que respecta a los descendientes de Esaú.  

Ahora, interesantemente, toda evidencia (y algunos registros egipcios fiables) indican que Edom en el momento del Éxodo no tenían ciudades amuralladas en su territorio. Ellos hasta tenían solo unas cuantas aldeas permanentes porque la gente de Edom eran nómadas, casi igual que los Beduinos. Pero es obvio de esos mismos registros que ellos eran unas personas formidables y no parecían tener ningún problema montando una cuantiosa milicia para su defensa cuando la necesidad se presentara. Y eso es exactamente lo que sucedió.

A pesar de la súplica de Moisés al rey de Edom que recordara la herencia de sangre en común, y la promesa de paz y respeto, el rey les niega la entrada a su región. Moisés promete NO tomar ningún camino excepto el Camino del Rey, y hasta no tomar ninguna agua de los pozos de Edom. De hecho ellos se apresurarían a cruzar por su territorio. La contestación del rey permanece la misma: ¡“NO”! y él dice que si tratan de cruzar ellos iban atacar. Y para que Moisés entendiera que esto no era una amenaza frívola el rey envía un contingente grande de hombres para bloquear el paso. Moisés capta el mensaje e Israel se aleja de Edom y se encamina hacia un lugar llamado Monte Hor que estaba en el borde de Edom, pero no EN Edom.  

Donde exactamente el Monte Hor está ubicado es algo que es disputado. Primero, el Monte Hor es obviamente un nombre genérico porque Hor es un derivado de la palabra hebrea Har, la cual quiere decir montaña. Por lo que si nosotros tomamos el término literalmente, el lugar a donde ellos fueron era llamado Monte Montaña. Probablemente esto solo indica que a dondequiera que ellos fueron la característica más prominente era una montaña grande.

Las Escrituras nos dicen que el Señor ahora decide que los días de Aarón están completados y en el Monte Hor, Aarón va a morir. Como es la costumbre de esa era las palabras que le dicen Aarón de su aguardada muerte son “Aarón será reunido a su pueblo”. Como hemos discutido en un sinnúmero de ocasiones (pero yo creo que es necesario repetir este punto hasta que esté firme en nuestras mentes) este concepto de “estar reunido con su pueblo” era una frase relacionada con la adoración de ancestros. Aunque hoy en día nosotros cuando un creyente muere diríamos, ‘el murió y se fue a estar con el Señor’, pero para los Israelitas esto era un pensamiento que ni remotamente existía en el tiempo del Éxodo ni de tiempos más tarde. Más bien el pensamiento y la esperanza era que alguna esencia misteriosa de la vida de sí mismo continuaría viviendo con sus ancestros, no con Dios. ¿Por qué es importante que nosotros captemos esto? Porque los hebreos siempre estaban viviendo en el borde de la idolatría y tenían dificultad de liberarse de siglos de creencias paganas de las que vivieron y fueron rodeados.

El concepto que el cristiano promedio tiene hoy en día sobre la muerte y el morirse (y muchos otros principios) no estaban aún desarrollados en estos Israelitas de antigüedad. Las leyes y mandamientos que ellos recibieron de Dios, ellos la tomaron en el contexto de la vida de sus creencias actuales y su situación de vida y generalmente solo las añadían todas a sus vidas en dosis pequeñas, de una forma u otra, al igual que nosotros tendemos hacer en los tiempos modernos. Y sus creencias en los días de Moisés, generalmente pareaban a los que eran practicados en Egipto.

Permítanme darles un ejemplo de lo que estoy tratando de explicar cuando hablo del contexto de la vida el cual espero que tenga un impacto no solo en ayudarnos a identificarnos con esos hebreos de la Biblia, pero también al nosotros tratar con hermanos y hermanas cristianas que viven fuera de los Estados Unidos en culturas que están en desacuerdo con la de nosotros. Los creyentes Americanos (en particular) tienden a pensar que nuestros puntos de vista y doctrinas y tradiciones son LOS puntos de vista, doctrinas y tradiciones, y todo lo demás son un error o impropios. Por ejemplo: la iglesia Americana está bien orientada hacia la prosperidad. En general nuestra doctrina en este aspecto puede ser resumida al decir que la prosperidad no es solo algo que se espera sino que una bendición esperada (en muchos casos) por parte del Señor como recompensa por nuestra creencia y confianza en ÉL. Y si nosotros NO tenemos prosperidad material entonces es visto como una señal exterior de nuestra falta de fe personal o compromiso a nuestra congregación local o a Él. En otras palabras en América nosotros esperamos bendiciones de prosperidad que incluyan (o hasta que sean el centro) riquezas materiales. Carros bonitos, casas grandes, trabajos con buena paga, etc. son indicadores (al menos parcialmente) de nuestro estatus con Dios. Por consiguiente si tienes poca prosperidad, tú debes de tener poca fe y por consiguiente poco estatus con Dios.

Aun cuando las iglesias europeas y orientales tienen su propia versión de la doctrina de prosperidad, la de ellos tiene que ver con salud, paz, hijos, y bienestar, de hecho las iglesias europeas y orientales están EN CONTRA de la prosperidad material. Ellos ven el poseer la prosperidad material personal como cruel, pagana, y estrictamente en contra de las enseñanzas de Cristo. Un cristiano que está bien financieramente se le es visto menos y su fe es puesta en duda. El orar o buscar prosperidad es algo impensable para ellos; para ellos en su manera de pensar esto sería el alcance de la apostasía ¿Por qué vemos estas diferencias tan grandes entre el punto de vista del lugar de prosperidad en nuestra doctrina en la iglesia Americana versus casi todas las otras iglesias en las otras naciones de este planeta? Esto es debido a los diferentes contextos de vida.  

Nuestra sociedad Americana es una orientada en riquezas de arriba hacia abajo. Desde un punto de vista secular solo los Americanos que no tienen las cosas que nosotros deseamos son vistos como necesitados y oprimidos. Y nuestra meta generalmente es alcanzar más por lo que vamos a tener expectativas sobre nuestras vidas que mañana nosotros vamos a tener más de las que teníamos ayer. Y como cristianos nosotros tenemos una ayuda en Dios para que se asegure que nosotros alcancemos esa prosperidad material que es tan importante para nosotros. Ese es el contexto de vida de América.

En las sociedades de europa y el oriente en las que son más socialistas en su manera de pensar, el tener menos es mejor. De hecho para los cristianos europeos el tener MENOS es más divino. La igualdad NO es una oportunidad igual para avanzar; la igualdad quiere decir literalmente todo el mundo viviendo en la misma condición. Un doctor debe ser pagado lo mismo que un conserje. Una persona que trabaja en una mina de carbón debe tener el mismo tamaño de apartamento que el director ejecutivo de una compañía. No debe de haber ni rico ni pobre. Si yo tengo suficiente comida, también la otra persona debe tener suficiente comida. Mi prosperidad, por definición, le quita a la tuya porque bajo el socialismo la economía es un juego de cero-suma; hay una cantidad finita de recursos para ser suficiente. La meta es cantidad suficiente para todos. Ese es el contexto de vida de ellos (obviamente yo estoy generalizando porque nada es tan blanco y negro.

Por lo que, ¿cuál de las doctrinas de prosperidad está correcta; la Americana o la Europea u la del Oriente? Bueno nosotros no vamos a debatir en eso hoy. El punto es que nuestro punto de vista cristiano Americano y su punto de vista Oriental crisitiano sobre la prosperidad estaba adaptado a las realidades de nuestra perspectiva sociedades respectivas, no de la otra forma. Por consiguiente cualquier cosa que Dios le dijo a los hebreos de antigüedad, ellos lo tomaron bajo el contexto de vida de sus creencias de tiempo atrás, no como un remplazo completo de sus creencias pasadas. Ellos no vinieron de alguna manera y removieron siglos de ideas de sus mentes sobre lo que parecía ser evidente sobre la vida y el mundo de los dioses; ellos añadieron lo que le fue dado por Moisés en el Mt. Sinaí a lo que ya conocían.

Por lo tanto fue automático que como Aarón era un buen hombre, cuando el muriera, naturalmente la esencia de la vida iba, como recompensa, a continuar viviendo con los miembros de familia que ya habian partido, sus pariente ancestrales que habían muerto. Al Israel estar a punto de entrar a la Tierra Prometida, y al Aarón y Moisés estar excluidos debido al pecado por haber golpeado la roca con la vara de Aarón y tomar crédito personal por el agua que brotó, era tiempo de que Aarón fuera remplazado. Además el Señor ordena que Aarón debía desvestirse de sus vestimentas de Sumo Sacerdote y entregárselas a Eleazar, su hijo, quien asumiría la posición como nuevo Sumo Sacerdote.

Moisés hizo según se le dijo, y llevó a Eleazar y Aarón al tope del Monte Hor. Y el verso 27 hace el punto que la congregación entera de Israel fue testigo de este evento. Arriba en la montaña Aarón muere y Eleazar llega a ser el nuevo Sumo Sacerdote. Por favor desen cuenta de varias cosas: primero, al igual que con la muerte de Miriam, la muerte de Aarón es sencillamente un hecho real. No se hace un tributo en el funeral. No hay un recuento de su gran sacrificio y servicio al Señor y al pueblo de Israel. Esta es la manera estándar de la Biblia con la que tratan la muerte de todos los personajes importantes de la Biblia. Segundo punto: Aarón fue un hombre afortunado. El vivió para saber que su hijo le sucedería como Sumo Sacerdote. Pero como vamos a ver pronto, Moisés no recibió tal honor. Un hijo siendo el sucesor de su padre era una tradición valiosa a la que el padre deseaba. Un padre pasando su negocio o su manto de liderazgo a su hijo para que fuese su sucesor todavia significa algo para nosotros en nuestra era, pero para tiempos de antigüedad esto lo era todo.

El hecho que los hijos de Moisés NO llegaron a ser los nuevos líderes de Israel puestos por Dios, debió de haber sido bien decepcionante para Moisés.  

Cuando Eleazar y Moisés regresaron de la montaña sin Aarón la nación entera de Israel sabía que Aarón había muerto, por lo que todo Israel guardó luto por 30 días. ¿Por qué Moisés y los otros subieron a la montaña para este evento? Bueno como ustedes probablemente han notado, eventos espirituales de gran importancia en el Antiguo Testamento toman lugar en el tope de la montaña. Parte de esto es porque se creía que los dioses vivían en el tope de la montaña. Como les mencioné hace unas semanas atrás, ahora se cree que El Shaddai quiere decir Dios de la Montaña. El hecho de que Dios llamara a Moisés y Aarón y a Eleazar a que fueran al tope de la montaña indicaba que un momento espiritual muy importante estaba ocurriendo en la presencia de Dios. Pero Dios no estaba morando en el tope de la montaña ahora mismo; el Tabernáculo del Desierto era Su morada terrenal. ¿Por qué Dios no los llamó al Tabernáculo para que Aarón muriera allí? No había manera que Aarón pudiera morir en el área del Tabernáculo porque esto hubiera contaminado la santidad de Dios. Por lo que tuvo que ser en el tope de la montaña, un lugar alto el cual en hebreo es llamado bemah, donde este importante cambio de guardia toma lugar.

Vamos a movernos al capítulo 21.

LEER NÚMEROS CAPÍTULO 21

Los 30 días de luto para Aarón terminan, por lo que los Israelitas están nuevamente en movimiento pero no llegan muy lejos. Sencillamente no hay manera de esconder el movimiento de 3 millones de personas; ya es de conocimiento general y todas las personas de Canaán y áreas que rodean están velando a Israel. Cada una de estas naciones debió de haber enviado a exploradores para ver a donde los Israelitas se dirigían. Las intenciones de Israel de moverse hacia Canaán no eran un secreto; esto sencillamente era cuestión de la ruta y la estrategia de conquista.

Un rey Cananeo no identificado, un rey del área llamado Arad, decide no esperar por Israel y da un golpe preventivo. Arad es una región localizada en el Negev; la ciudad capital de Arad está en el lado oeste de las colinas que separan el valle gigante de Arabah, de las llanuras costeras del Mediterráneo. A primera vista las fuerzas de Arad tomaron ventaja y tomaron algunos prisioneros hebreos. Los Israelitas aún no habían sido probados en batalla por lo que probablemente no pelearon muy bien. Pero esto va ser un momento decisivo; en una respuesta propia a sus problemas, la comunidad entera regresa a Dios y hace un voto que si ÉL los lleva a la victoria ellos van a ofrecerle a EL todo el botín que ellos obtengan del enemigo. Mira los versos 2 y 3. La mayoría de las traducciones van a decir que si el Señor les entrega a los Cananeos, ellos van a DESTRUIR las ciudades de los enemigos. Luego, dice que el Señor aceptó su voto, y le entregó a los Cananeos, por lo que las ciudades fueron destruidas y por consiguiente el lugar fue llamado Horma, el cual quiere decir destrucción.

Realmente el voto NO fue que Israel no iba a necesariamente destruir las ciudades: más bien era que ellos los iban a “poner bajo prohibición”. La palabra hebrea es herem, y lo que esto está indicando es un acto significativo de sacrificio.

El negarse así mismo, el sacrificio era que iba a ver una prohibición puesta en los pueblos de tal modo que los Israelitas no iban a poder tomar el botín para ellos mismos. El ejército Israelita era una milicia; cada hombre se armaba así mismo y suplía su propia comida. Por tanto cuando un pueblo enemigo era capturado típicamente los soldados victoriosos saqueaban el pueblo y lo que cada hombre pudiera tomar para sí mismo era su recompensa (realmente, su paga) por su servicio y el riesgo que tomó. Pero lo que los Israelitas hicieron fue ofrecerle a Dios todo el botín de los pueblos que ellos tomaron a cambio de SU garantía sobrenatural de victoria. Y de hecho, los Israelitas destruyeron los pueblos en el proceso, pero el voto NO era para destruir a los pueblos, el mismo era para entregar todo lo que fuese capturado que fuera de valor al Señor para Su favor. La destrucción de los pueblos era parcialmente el proceso de tomar los pueblos, y en ocasiones la manera parcial de ofrecer los pueblos como una clase de “ofrenda de holocausto” para Dios.  

El próximo verso, el verso 4, nos dice algo bastante interesante pero nosotros tenemos que mirar a un mapa para poder entender el problema. En estos momentos Israel estaba justo en el borde de la Tierra de Canaán. Recuerda que su pedido para el rey de Edom era que les permitiera a ellos pasar a través de su tierra fue uno que no fue concedido. De hecho el rey envió unas tropas para pararse en el camino (esto era probablemente para hacer alarde de poder, porque no había ninguna batalla); al final cada lado se fue por su propio camino. Luego nosotros tenemos Aarón siendo escoltado hacia el tope de la montaña donde el muere, y sus hijo asumiendo la posición de Sumo Sacerdote. Y luego nosotros vemos a este rey de Arad venir y dar un golpe preventivo sobre Israel. Todo esto sucede en un periodo de un poco más de un mes y dentro de un área muy pequeña de solo un puñado de millas en cualquiera de las dos direcciones, no más de 20 millas al sur y al oeste del Mar Muerto.

Pero el verso 4 dice que ellos ahora viraron para irse por el lado del Mar Rojo para así poder evadir ir a través de Edom. ¿Por qué es que después de esta victoria sobre Arad ellos no continuaron yendo derecho hacia el norte? ¿O porque ellos no ignoraron la amenaza de Edom, especialmente ahora que Israel estaba lleno de confianza después de su reciente victoria, y tomaron la ruta que ellos habían originalmente querían tomar: a través de Edom y subir hasta el Rio Jordán?

Ha sido bastante documentado que el haberse dirigido hacia el norte hubiera llevado a los Israelitas donde un enemigo que parecía ser invencible: unas personas conocidas como Personas del Mar, quienes eventualmente serian llamados Filisteos. Aparentemente, a principios de la jornada, fue decidido que ellos no tomarían esa ruta. Recuerda la declaración de Éxodo 13:17 concerniente a la ruta que Dios rehusó llevar a los Israelitas hacia la Tierra Prometida:

LBLA Éxodo 13:17 Y sucedió que cuando Faraón dejó ir al pueblo, Dios no los guió por el camino de la tierra de los filisteos, aunque estaba cerca, porque dijo Dios: No sea que el pueblo se arrepienta cuando vea guerra y se vuelva a Egipto.

Dios no quería que Israel fuese en contra de los Filisteos, por lo que al ir hacia el norte de Arad hacia el país de los Filisteo era algo que no se contemplaba.

¿Entonces, porqué, ellos no se fueron a través de Edom? No hay absolutamente duda alguna que los Edomitas no iban a poder parar a Israel. Yo no quiero ni tan siquiera atreverme a estimar cuantos Edomitas había en este tiempo; pero como una sociedad nómada que eran, no debió de haber sido muchos…..tal vez unos cuantos miles. ¿Pero, como eso jamás se hubiera podido comparar al ejército de hombres de 600,000 Israelitas? No podía ser comparado. No, esto tuvo que ver más con la súplica de Moisés hacia el rey de Edom, llamándolos a ellos hermano. Moisés……y por consiguiente aparentemente el Señor…..no quería que los Israelitas aniquilaran a Edom. Jehová no quería que los descendientes de Jacob mataran a los descendientes de su hermano gemelo, Esaú.

Por lo que, después de derrotar las fuerzas del rey Arad, Moisés dirigió a los Israelitas hacia el sur, hacia el Golfo de Aqaba, el cual alcanzó el propósito de rodear el territorio de Edom y evadir conflicto con ellos. Esto implicó una jornada de 90 millas al sur, aproximadamente 15 millas al este, antes de que ellos pudieran virar hacia el norte nuevamente. Esto debió de haber sido una burla para el pueblo de Israel. Permítanme decirles algo, esto es un territorio desértico. Desagradable por decir. Y, debió de haberse sentido como que ellos estaban retrocediendo probablemente al menos como un mes de viaje. Por lo que, como dice el final del verso 4 y comienzo del 5, “…. y el pueblo se impacientó por causa del viaje. Y el pueblo habló contra Dios y Moisés”.

Vamos a dejarlo aquí y vamos a ver los que Dios va hacer sobre esta última rebelión la semana que viene.